lunes, 2 de marzo de 2009

Chapuceros SL

El lunes suele ser un día gris y pesado por las razones ya conocidas pero este sentimiento se incrementa cuando veo que mi empresa es una chapucera que bien se merecería una entrada en el blog "perdiendo la paciencia".El caso es que llevo buscando una persona para un puesto de programador senior durante cerca de dos meses y, claro, la empresa quiere un pez grande que pese poco. Lo peor de todo es que, "debido a los tiempos de crisis que corren" (gran excusa despues de los grandes beneficios generados en 2008, la política es sólo subcontratar al personal. El pasado Jueves entrevistamos a una persona muy válida y que según parecía se ajustaba a los costes solicitados, al menos eso nos indicó la subcontrata Arelance. Instantes después de la entrevista decidimos que la persona debería incorporarse a nuestro equipo de trabajo y así se lo comunicamos a la subcontrata.Desde "arriba", se nos comunica que la persona se incorporaría el siguiente lunes pero la gracia surge cuando yo me entero por un amigo del entrevistado que ha declinado la oferta por ser económicamente bastante pobre (y como dicen los notarios... doy fe). Entonces, se habla con esa persona de "arriba" para comunicarle dicha información y se nos dice que no hay problema, que si no es el lunes, será el martes o el miércoles. Hoy lunes, hemos recibido la noticia que no se va a incorporar esta persona (cosa que no me ha pillado de improvisto) por lo cual hemos perdido tiempo que se traduce en dinero y seguimos sin el recurso buscado. Ante esto, yo me pregunto:

1) ¿Para que manda Arelance una persona con un coste cuando ellos ni siquiera han prefijado un intervalo salarial con dicha persona?

2) ¿Como es que se nos dice que la persona se incorporará, es mas, tiene usuario creado y todo, cuando al final no han llegado a un acuerdo?

3) ¿A que nos esta llevando esta política de subcontración en la que estas empresas (ETT tecnológicamente enmascaradas) no dan un servicio de calidad sino solo miran sus propios intereses?


Al final, lo que pasa es que el único perjudicado en este tema soy yo que trendré que echar horas extras (que por supuesto no me pagan) para suplir la falta de gente cualificada. Como todo, uno tiene un límite y el mío dejó de tender a infinito desde hace mucho tiempo.

1 comentario:

Judas Tadeo dijo...

... y al final el que te ha caído ha sido el "necesitao" que si pudiera iba a estar allí cobrando la porquería que se cobra...
Anda no seas muy malo con él y dadle un poco de "virilla".