martes, 3 de marzo de 2009

Londres por sorpresa y en 3 días - Parte I















Londres es una ciudad sorprendente por una gran cantidad de cosas. Yo destacaría la vida que tiene y que siempre hay gente en la calle, da igual en el sitio que estes.
Este viaje ha sido bastante fugaz para una ciudad con tantísimas cosas que ver pero creo que es suficiente para hacerte una idea de lo que puede ofrecerte.
Volamos desde Málaga con Monarch Airlines y la verdad es que, de forma sorprendente, el vuelo salió a su hora y sin retraso. El vuelo fue muy tranquilo y en apenas 2:30 estabamos aterrizando en Gatwick. El transporte desde el aeropuerto de Gatwick a Londres es muy bueno teniendo un tren directo llamado Gatwick Express que tarda 30 minutos en llegar a la estación central Victoria. Nosotros, despues de haber leido en varios foros y buscado información en internet cogimos otro llamado First Capital Connect por dos razones: era mas barato y nos dejaba en una parada de metro que tenía conexión directa con el hotel. En apenas 35 minutos estabamos en la parada de metro Blackfriars de Londres.
Nos dirigimos hasta nuestra parada llamada Aldgate East que estaba en la parte este de la zona 1 y que era justo el comienzo de WhiteChapel. Whitechapel es conocida porque fue la zona donde Jack el destripador atacó y actualmente por ser una zona donde viven muchos inmigrantes indios. El hotel era un Ibis y la verdad es que estaba muy bien. Normalmente los hoteles de Londres de 3 estrellas son bastante malos ademas de caros. Si buscas un poco en los foros se escucha cada cosa que te echas a temblar. Ibis, pertenece a la cadena Accord y la verdad es que todo estuvo muy, muy bien. Tras dejar las maletas fuimos en dirección al puente de la torre (Tower Bridge) y la torre de londres (The tower of London) que estaban a 5 minutos caminando de la zona del hotel. El puente de la torre es una verdadera joya. Fue diseñado por Horace Jones en 1884 y debido a su cercanía al antiguo puerto tenía que disponer de un paso levadizo para los barcos. Tras saciar nuestra increible hambre con una patata asada (no comíamos nada desde el desayuno y eran las 16:30 hora inglesa (una hora mas en España)) fuimos a ver la torre de londres. Este complejo ha sido utilizado como fortaleza, armería, almacén del tesoro, palacio, palacio de detención, observatorio, refugio y prisión, especialmente para prisioneros de "clase alta" (Vamos que viendo los usos que se le ha dado me extrañó que no se hubiera utilizado como sala para programadores, pero claro, eran otros tiempos). Actualmente guarda las joyas de la corona estando a cargo de los alabarderos que son los típicos Beefeaters que todos conocemos desde los 17 años debido a la etiqueta de la botella de ginebra (¿quien no ha hecho un botellon de beefeater con limon?) Segun cuenta una tradición, si los cuervos que estan en la torre se fueran, caería la monarquía. Dicen que tienen las alas cortadas. Supongo yo que será Carlos en persona el que se encargue de recortarselas todos los meses, solo faltaba que despues del tiempo que lleva esperando coronarse rey, todo se le fastidie por unos cuervos!!! Como todavía teníamos hambre, hicimos la primera incursión en la gastronomía inglesa, fuimos a un subway a por un bocata que estaba de vicio. Como nota, decir que tras empezar a practicar nuestro maravilloso ingles, los camareros eran Colombianos por lo que volvimos a nuestro castellano de andar por casa (es lo que tiene ser una gran metrópoli). Desde Tower Hill tube station fuimos hasta Picadilly Circus para mezclarnos en el Londres mas guiri y de postal. La verdad es que si me preguntan ahora que sitio destacarías de londres diría sin pensarlo Picadilly.
















Es el centro de todo, todo el mundo está alli y por supuesto, nosotros no podíamos ser menos. Empezamos a andar por Shaftesbury Avenue viendo la cantidad de musicales y teatros que había y sin quererlo topamos con China Town. Este lugar tiene algo mágico y para nosotros que nos encanta todo lo asiático era como rememorar nuestro viaje a Tailandia. Los patos colgados en los escaparates de los restaurantes y ese olor a salsa de ostras y soja en el ambiente nos conquistó. Por desgracia, esa noche ya habíamos comprado algunas cosillas para cenar en el hotel (sushi) asi que dimos una vuelta y volvimos en metro al hotel ya que el día siguiente era el fuerte y teníamos que levantarnos temprano.

4 comentarios:

Pedro dijo...

La foto junto al puente es una autentica postal. Muy buena!!!

Manuel Díaz Rey dijo...

Ya que ibas a rentabilizar tus años de Academia Británica y tu First Certificate, cachis, maldita globalizacion!!!

Me encantan los comentarios de tus viajes, por un segundín, me traslado de Giralda Tower al Tower Bridge, de El Salvador Square a Picadilly, y del Subway londinense al.....bueno mejor lo dejamos...

Espero la segunda parte ansioso.

Un abrazo primo.

Sole dijo...

Cumpli en pasarme...me gusta leer tus cronicas.
Yo hace diez años vivi un mes en esa ciudad y realmente la deteste...pero sobre gustos, no hay nada escrito.
Espero un dia leer una cronica tuya sobre Argentina

Besos

Jubei dijo...

je,je... supongo distinto vivir que pasar un finde... creo que tambien hay componente extra debido a las malvinas.... ;-)