lunes, 28 de julio de 2008

NLM

A veces pienso que uno se siente arraigado al sitio en el que pasa la niñez y la adolescencia. Por eso yo me sentiré siempre de Córdoba aunque lleve 8 años en Málaga y seguramente pase el resto de mi vida aquí.

Sobre la adolescencia precisamente quiero hablar en esta entrada agradeciendo a dos personas muy especiales lo que soy hoy en dia y muchos de los valores que he consagrado. Estas dos personas son mi primo "Manuel" y Manolo Pérez... compañeros de esos años dificiles en que tus padres y el resto del mundo se han confabulado en contra tuya y solo la escuela de la calle y los amigos parecen escucharte.

La verdad es que no sé como llegamos a formar tan buena amistad pero a principios de los noventa eramos compañeros inseparables... bueno... solo separables por las tias... pero eso se asumía como un dogma de fé.

Mi primo, empezó a vivir en una zona cercana a mi barrio llamada "el camping" en la calle teruel y claro, como yo no tenía piscina... nos juntabamos en la suya para pasar el verano. No se como conocimos a Manolo pero a pesar de ser dos años menor que yo, era un tio que te alegraba la vida con sus expresiones. Como todos a esa edad, tenia sus miedos y sus fobias pero siempre sabia arrancarte una sonrisa con algún chiste o alguna de sus historias.

Mi primo... era la persona de nuestra edad mas reponsable que conocía y la verdad es el que ha sido mi mejor amigo desde mucho tiempo. Seria hacerle un flaco favor intentar explicar con palabras lo que ha significado para mí porque mi sequía de vocabulario no le harían justicia. Simplemente estaba siempre alli.

Yo en esa época, era un cabeza loca que dedicaba el tiempo a la música, pensar en tias porque no me comía un rosco, bailar, organizar fiestas que se fastidiaban y al tenis de mesa... todo menos estudiar.

Aunque las tias nos ocupaban el 90% de nuestras conversaciones, lo que se queda despues de aquellos años es la amistad que ahora mismo perdura. Cada uno tiene un camino distinto... mi primo es un gran arquitecto en tiempos dificiles en Sevilla, Manolo tiene gran éxito como dentista en Córdoba y yo soy informático en Málaga.

Aunque yo no hiciera algunas cosas tan bien como me hubiera gustado, y tomé una serie de decisiones por las circunstancias que me rodeaban, que quede esta entrada en el blog como una sincera disculpa a aquellos años de abandono.

Un abrazo ...

P.D... NLM fue siempre "No Limits of Music" y no "No La Mames" como las malas lenguas intentaron decir... ja,ja,ja,ja,ja

1 comentario:

Manuel Díaz Rey dijo...

Gracias por embarcarte en esta aventura en la red para atraparnos con tus historias, tienes mucho que contar.

Gracias por haber cosquilleado mi memoria y haberme esbozado una sonrisa de lágrimas saltadas.

Gracias por ser mi “hermano mayor” (por poco, pero mayor).

Gracias por ser mi Yo irresponsable cuando a veces también se necesitaba ese punto de locura.

Gracias porque sin ti la adaptación a Córdoba hubiera sido mucho más difícil.

Gracias por no olvidarte de mí.

Gracias.

Suerte en esta nueva andadura, que, conociéndote, seguro afrontas con mucha ilusión y ganas. Ya perteneces al mundo blog, cuidado crea adicción!

Manuel.