domingo, 7 de marzo de 2010

Me apuesto un pan de kilo


A pesar del tiempo que ha pasado, despues de este finde a uno le queda muy claro que aquellos amigos con los que te has forjado durante esos años que están entre los 15 y los 25, son los que se quedarán para siempre. La última vez que nos juntamos todos al completo se remonta a ese verano de 1996 (uffff!!! cuanto tiempo ya!!!!) en Torremolinos, que casualmente, acabo siendo mi residencia. Esta vez, el destino nos ha juntado para celebrar la despedida de soltero de uno de ellos y parece que no ha pasado el tiempo... seguimos riendonos de los mismos chistes (la tortuga, por supuesto esta entre ellos) contando las mismas batallas y disfrutando de los mismos pegos que allá por los 90.

La diferencia está en que ahora bebemos Ginebra en vez de otros destilados y que, por supuesto, la economía nos permite no tener que hacer botellón. Y menos mal que esto ha sido así, porque con el frío y la lluvia que ha hecho en Cáceres este finde, hubieramos acabado con una neumonía de caballo.

A priori, Cáceres no la considerabamos entre las ciudades mas marchosas de España, y sinceramente, despues de haber estado en ella sigue en la misma consideración, salvaguardando las historias surgidas en "El capitán Haddock", sitio de culto a partir de ahora y que ha hecho que el comercial de Seagrams y Tanqueray haya cumplido los objetivos de todo el año 2010 gracias a nosotros.

Hemos comprendido que estamos viejunos por muchas razones, que no tenemos 16 años y que ni siquiera aparentemos 18 (y mucho menos Pedro), que las camareras no saben recomendar sitios y que existen porteros del gremio de los perro-flauta (algo insólito y nunca visto). Hemos visto que podemos mantener grandes conversaciones en inglés bajo la lluvia, que seguimos atrayendo a gente muy rara, que el vocabulario en la trasera de un libro puede ser tan enrevesado como el autor quiera aparentar y que la gente vale su peso en oro. En general, nos hemos reido, hemos comido como reyes, hemos bebido todo tipo de tintos y aprendido muchíiiisimo sobre los tapones de corcho, hemos descubierto platos de ducha para anoréxicas y sobre todo hemos sido los mismos amigos de hace 15 años con algunas coletas menos, algunos kilos más pero con las mismas ganas de pasárselo bien juntos.

Un abrazo para todos y nos vemos en 2 semanas!!!

2 comentarios:

Pablo dijo...

Una crónica emotiva y genial!! tío no has olvidado ni un detalle!! perrosflauta de porteros!!!! jaja
abrazos a todos.. ahora lo que hay que pensar es otra reunión, haya despedido o no!!....
semana y seis días...

Javier dijo...

Me encanta esta crónica... Todo lo que dices tiene un sentido especial que sólo entendemos los que hemos estado, pero es que está todo el fin de semana, todo ahí, resumido en unos cuantos párrafos. Bravo. Nos vemos en breve...