viernes, 12 de septiembre de 2008

Des-almado


Ayer fui con un par de amigos a ver a Jose Antonio Delgado , uno de los mejores cantautores andaluces desde mi modesta opinión, y quede gratamente sorprendido por dos razones.
La primera fue porque el restaurante donde tocaba, Salmorejo, es uno de estos sitios especiales que combina todo lo que uno puede esperar de un restaurante, es decir, buena carta basandose en una cocina de autor de muy buen gusto, un ambiente agradable y un servicio exquisito.
Lo segundo fue como cuando uno descubría el regalo de reyes que tus padres guardaban encima del armario y despues tenias que poner cara de sorpresa la mañana del dia 6 de Enero, es decir, un Jose Antonio Delgado que siempre me sorprende y que, por suerte, ya sé que me va a sorprender.
Llevaba casi dos años sin poder verlo en directo, creo que la última vez fue en un concierto en la gran "Botica" como telonero de "Los Secretos" junto a Alfonso Moreno y la verdad es que lo echaba de menos. Escucharlo en directo realmente te lleva a recordar porque te gusta la música de autor y porque te gusta la música a guitarra y voz. Cantó canciones nuevas que no había oído y que, por estar metido en una conversación con unos amigos Suizos que sólo puedo ver de mucho en mucho tiempo, no pude dedicarle la atención que se merecían y disfrute de la potencia de su gran voz en otras canciones de siempre como por ejemplo No sería importante.
A Jose Antonio lo encontré allá por el 2000 o 2001 cuando llegué a Málaga y entre libros y ordenadores bajabamos los sábados de examenes a tomarnos una cerveza y desconectar de la informática en un bar que se llama "Havana Café" que está situado en Carlos Haya. En esa época yo ya llevaba disfrutando varios años de cantautores como Ismael Serrano, Pedro Guerra, Silvio Rodriguez, Alejandro Filio y mil más que no cabrían en el blog. Sin embargo, se abrió para mí un nuevo hilo fresco de música de autor que era lo que yo venía buscando desde hacía tiempo, guitarra y voz a solas en un escenario con un respaldo de unas letras que reflejaban lo que sentías a diario en tu vida o aquellas cosas que habias vivido en un pasado reciente. A partir de ese momento y en años posteriores gracias a la tetería Zouk, fue conociendo a otros como Alfonso Moreno, Fran Fernandez, Fede Comín, Patricia Fernandez, Joaquín Calderon, César Rodriguez y muchos más que me dejo en el tintero y que se merecen también un hueco.
Con Jose Antonio siempre he mantenido esa distancia que separa al que canta del que escucha y que realmente me hubiera gustado romper ya que parece una persona con la que podrias estar charlando toda la noche en los peores sitios, con la peor cerveza pero con las mejores conversaciones.
Viendo a Jose Antonio reflexionas sobre el fango del mundo de la música y como puede llegar a "triunfar" el chiqui-chiqui o fran perea (que personalmente no tengo nada en contra de ellos pero que musicalmente son un ejemplo de mercado puro y duro) y no tienen una oportunidad (o cuando la tienen no se promocionan como Fran Fernandez y Fede Comín con el disco "Buenos días") para dejarnos una música de calidad, esfuerzo y corazón.
Me quedo con una trocito de letra de la canción "Sólo caminar" que dice:
"Consejo tras consejo, y ya me hago viejo,
lo que otros ven tan fácil, yo alcanzar ni puedo.
Yo canto mis canciones mientras sacan conclusiones,
quejarse es delito y llorar de maricones"
Suerte Jose y espero que nos veamos muchos mas años... tú mantén tu voz que yo intentaré no perder mis orejas para escucharte...

1 comentario:

sean felices dijo...

...acércate un día...no muerde

(la niña de fuego)